En Cataluña, los extremos se combinan


El día después de la manifestación del monstruo -¿unos 565.000? – de los independientes catalanes, este viernes, la situación sigue siendo confusa en Cataluña. Y el dimisionario Primer Ministro socialista, Pedro Sánchez, se encuentra atrapado entre dos extremos, que quieren empujarlo a la culpa: la extrema derecha pide la detención del Presidente de la Generalitat, Quim Torra; el Partido Popular, cuya enorme responsabilidad por el deterioro de la situación en Cataluña hay que recordar, pide el establecimiento de un estado de emergencia o la suspensión de las autoridades catalanas…. y es probable que los independentistas no quieran más que uno u otro.

Manifs à BarceloneMientras tanto, el callejón sin salida continúa. No bastará con que los independentistas catalanes salgan a la calle para revocar las escandalosas sentencias de sus dirigentes encarcelados y de los condenados a duras penas de prisión. Y de la misma manera, es difícil ver cómo puede volver la calma.

Una ley que permite el encarcelamiento de representantes electos por « rebelión » o « sedición » no tiene cabida en el arsenal legislativo de un país democrático. Los líderes independentistas condenados también fueron acusados de malversación de fondos públicos, es decir, de la organización de un referéndum considerado ilegal: esta acusación no puede utilizarse en ningún caso para justificar condenas de este tipo.

Pero como en cualquier sociedad democrática, el poder judicial es independiente del poder político, y no le corresponde al gobierno de Sánchez anular esta sentencia, que los condenados pueden y van a impugnar, hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Esta es la forma normal de avanzar.

Lo que podría proponer el ministro de Justicia español, a través de la fiscalía, es la puesta en libertad de los representantes detenidos, ya sea en libertad condicional, amnistía o indulto. Pero tal medida parece difícil de tomar en el contexto actual, porque parece estar dando paso a la ley de la calle.

La cuestión ahora es cómo salir de ella. Y así saber cómo llegamos allí, sin detenernos en el pasado.

  • La responsabilidad del Partido Popular en la deriva de Cataluña ha vuelto a ser subrayada este fin de semana por el Secretario General del PSOE. Lo remitió al gobierno de Rajoy, y a la forma en que gestionó la situación derivada del referéndum organizado, más allá de su propio mandato, por el gobierno de Carles Puigdemont en 2017. La responsabilidad del PP debe retroceder en el tiempo, hasta el momento en que el gobierno socialista de José Luis Zapatero canceló el estatuto de autonomía concluido con los autonomistas catalanes, antes de los gobiernos de derechas. La aplicación de este estatuto quizás lo habría hecho, porque no podemos rehacer la Historia evitando el estancamiento actual.
  • Los independientes catalanes también tienen una gran responsabilidad en el deterioro de la situación. ¿Tenemos que recordar que si obtuvieron la mayoría en dos ocasiones en el Parlamento de Cataluña, a través de un proceso electoral inteligente, nunca obtuvieron la mayoría en las urnas? Celebrar un referéndum sobre la independencia en 2017 en este contexto fue abusar del mandato que se les había dado. Lo sabían bien; habían anticipado correctamente la reacción del gobierno de Rajoy, que no hacía más que reforzar sus posiciones. La combinación de los extremos les ha beneficiado especialmente.
  • Este referéndum celebrado en este contexto no tuvo ninguna posibilidad de dar un resultado claro. Podría hacerlo tanto más cuanto que la campaña electoral que la precedió, como la campaña de Brexit en el Reino Unido, nunca abordó problemas fundamentales, sino que se centró en argumentos sentimentales, como « los Catalanes no son apreciados por los Españoles », o « los Catalanes fueron oprimidos bajo el franquismo ». Este último punto es indiscutible… pero los Catalanes, o Vascos, no son los únicos que fueron oprimidos por el franquismo. Y, como recordatorio, dos generaciones nos separan de la muerte de Caudillo, que murió en 1975. Cuarenta y cuatro años después de la Segunda Guerra Mundial, los países europeos, que habían sufrido bajo la ocupación nazi, se regocijaban con los Alemanes por la caída del Muro de Berlín, anunciando la reunificación de las dos Alemania.
  • Además, al igual que en la campaña electoral de Brexit, esta campaña electoral en Cataluña estuvo marcada por mentiras dirigidas a los votantes. Las dos principales eran decir que Cataluña pasaría automáticamente a formar parte de la Unión Europea, y que su moneda sería el euro. Aunque no haya razón para negar a una Cataluña independiente el acceso a Europa, debería, como cualquier otro país candidato, pasar por un proceso de adhesión más o menos largo. Y, en principio, el euro no podría ser su moneda mientras tanto.
  • El conflicto catalán es un choque entre dos nacionalismos: el catalanes y el nacionalismo español. Las primeras víctimas son los Catalanes antiindependentistas, que, por el momento, no se atreverían a expresar su opinión, fuera de la nostalgia del franquismo, cuyos saludos fascistas no pueden reducir a los Catalanes antiindependentistas a militantes de extrema derecha. Como dijo Josep Borrell, el próximo comisario europeo español y catalán: « Los independientes catalanes niegan la’Catalanidad’ de los antiindependentistas catalanes ».
  • Este tipo de nacionalismo es insidioso y común: se es un mal catalán si no se es independiente, al igual que en Flandes se es un mal flamenco si se postula la preservación de Bélgica.
  • La similitud entre el nacionalismo catalán y el nacionalismo flamenco -no es casualidad que Carles Puigdemont esté apoyado por el N-VA, en su dorado exilio en Waterloo-, o con las posiciones de la Lega en Italia (que originalmente era una Lega Nord, hay que recordarlo), es el egoísmo de una región rica, que ya no quiere contribuir a los mecanismos nacionales de solidaridad. Todos estos movimientos nacionalistas están fuertemente marcados en la extrema derecha, incluso en la extrema derecha, incluso en Cataluña, donde el espectro independiente va de la extrema izquierda a la extrema derecha.
  • La manifestación de intolerancia está contenida en el proyecto de Constitución catalana, presentado por la coalición Junts pel Si, formada por todos los partidos independentistas catalanes antes de las elecciones regionales de 2015. Las disposiciones contra la discriminación, se jactaban, fueron tomadas totalmente del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Sólo un criterio había desaparecido de la transcripción: el de…. la lengua. Esto, en la práctica, suscitó el temor de que los catalanes de habla hispana se convirtieran rápidamente en ciudadanos catalanes de segunda clase. 

Para salir de ahí, las elecciones previstas para el 10 de noviembre en España deben celebrarse primero normalmente en Cataluña como en cualquier otro lugar. Esta puede ser una oportunidad para volver a verificar las fuerzas involucradas.

A largo plazo, los Catalanes deben tener derecho a celebrar un referéndum sobre su independencia, como han hecho los Quebequenses en dos ocasiones, o como han hecho los Escoceses. Pero sólo podemos aceptar que para estos referendos tan esenciales gañe una mayoría simple del 50% más un voto, porque esto equivale a crear dos bandos opuestos, como es el caso por el momento en Cataluña.

Para estos referendos se requerirá una mayoría significativa e indiscutible de al menos el 60% de los votos. Esto podría lograrse mediante una doble cerradura: el 75% de los votantes y el 75% de los votos a favor entre los votantes. Esto equivale a un total del 56,25% de los votantes.

¿Incapaz de alcanzar? Este es un reto para aquellos que apoyan un referéndum de este tipo.

¿Antidemocrático? Nadie lo afirmó cuando la Unión Europea fijó un umbral del 55 % para que el referéndum de Montenegro se separara de Serbia. Este umbral fue alcanzado, y la separación fue suave.

Cuando las reglas del juego se conocen de antemano, no se puede afirmar que el juego está distorsionado. ¿Excepto estar de mala fe?

Por el momento, la insurrección que continúa en Cataluña recuerda el discurso profético de despedida del difunto François Mitterrand ante el Parlamento Europeo. « El nacionalismo, recordó, es la guerra. »

Traducción realizada con el traductor http://www.DeepL.com/Translator

 

La Catalogne indépendante peut-elle se bâtir sur une minorité?


Incapables de s’entendre sur un programme gouvernemental, les nationalistes catalans de tous poils se sont donc entendus pour mettre sur rails le processus d’indépendance de la Catalogne. Un vote acquis avec une majorité étroite (72 députés sur 135, c’est-à-dire cinq petits sièges) qui cache dans les faits une minorité électorale, puisque, aux élections de septembre dernier, transformées par eux en référendum de fait sur l’indépendance catalane, la coalition «Junts pel Si» et l’extrême-gauche nationaliste n’avaient totalisé que 48% des votes.

Bras de fer en CatalogneBien sûr, on pourra toujours faire observer que cette élection n’était qu’un ersatz de référendum, après le rejet par la Cour constitutionnelle espagnole du projet initial de référendum présenté par les indépendantistes catalans.

Le plus cohérent serait donc de procéder à un véritable référendum, qui donnerait vraisemblablement un résultat aussi serré. Et jusqu’à présent, il faut bien constater que des référendums de ce type, que ce soit au Québec ou en Écosse, ont toujours été défavorables aux tenants de l’indépendance, fût-ce parfois de toute justesse.

En l’état, il est en tout cas difficile aux nationalistes catalans de parler de démocratie, puisqu’ils engagent leur région dans un processus incertain (contre l’avis non seulement des responsables politiques européens mais de très nombreux spécialistes du droit communautaire, ils ont présenté l’appartenance à l’Union Européenne comme allant de soi, lors de la campagne électorale de septembre dernier; ils n’ont pas abordé la question de la monnaie de l’hypothétique république catalane, laissant entendre que ce serait l’euro…) sans disposer d’une majorité démocratique. Une situation de tension se crée ainsi, qui me rappelle le dernier discours de feu François Mitterrand devant le Parlement européen. «Le nationalisme, c’est la guerre» avait lancé le président français, au moment de quitter sa fonction; les faits lui donnent raison dans la plupart des cas.

Retour en Espagne: le chef du gouvernement espagnol, Mariano Rajoy, a, sans surprise, aussitôt condamné l’initiative du parlement catalan, mais en se référant au cadre législatif espagnol, que les indépendantistes catalans rejettent, et non le déni de démocratie dont leur initiative est porteuse. Un député anti-indépendantiste a plus justement qualifié les choses au Parlement catalan, en dénonçant le «mur» que les nationalistes veulent ériger entre la Catalogne et l’Espagne.

Les prochaines élections générale en Espagne changeront-elles la donne? Une majorité différente ouvrirait peut-être la voie à un référendum en Catalogne. Un référendum qui permettrait de trancher la question. À condition de fixer au départ le niveau de majorité requis (50% plus une voix peuvent-ils suffire pour pareille décision capitale?) pour emporter la décision d’indépendance. Mais les nationalistes catalans voudront-ils, maintenant, engager la partie?